PowerBlog

Perelada y su rica historia en el mundo vitivinícola
15 de agosto del 2023 | Actualizado el 04 de abril del 2024

La producción de vino en el Castillo Perelada está documentada desde la Edad Media, tal y como lo atestiguan varios documentos y pergaminos de la época, los cuales aún se conservan en la misma biblioteca. En 1923, cuando Miguel Mateu compró este conjunto monumental, uno de sus principales objetivos fue la revitalización de esta tradición vitivinícola. Una tradición que hoy se encuentra más viva que nunca y que ha incorporado la más moderna tecnología para elaborar unos vinos que sacan el máximo partido de los matices de los suelos y viñedos del Empordà.

El Castillo Perelada

El conjunto monumental del Castillo de Peralada, compuesto por el impresionante castillo, había pertenecido a los condes de Peralada, los jardines y un antiguo convento carmelita anexo. En la actualidad es una de las imágenes más emblemáticas del Empordà. El reflejo en el lago de sus dos grandes torres almenadas son el emblema de los vinos y cavas de nuestra bodega. Peralada se alza en el centro de la llanura del Empordà, justo al lado de la Figueres de Dalí. Se trata de una de las villas más nobles de la zona.

La elaboración del vino, en el Castillo Peralada, es una actividad cuyos orígenes se remontan al menos al siglo XIV.  En 1923, el conjunto monumental del Castillo de Perelada fue adquirido por Miguel Mateu Pla. Fue entonces cuando los monjes carmelitas construyeron las bodegas del convento, en las que elaboraban vino para el Condado de Peralada a partir de la uva procedente de los importantes viñedos de la zona.

El convento acoge también un Museo del Vino, en el que se conservan los útiles de la primitiva bodega y un conjunto de 750 piezas de gran curiosidad histórica, testimonios reales de la lenta evolución de esta industria a través de los siglos, desde la Antigüedad hasta nuestros días.

Miguel Mateu Pla, fundador de Perelada

Gran amante del arte y la cultura, Don Miguel hizo de Peralada su particular centro de arte. Es así que instaló en el castillo sus colecciones de esculturas (principalmente medievales y renacentistas), retablos, tapices, muebles, pinturas, monedas, objetos de cristal, cerámicas, etc., todas ellas piezas de un valor inestimable. De esta manera, a lo largo de los años, dio forma al Museo del Castillo. el cual abre sus puertas al público.

Además, amplió la biblioteca del convento, que en la actualidad contiene unos 80000 volúmenes. Entre los que destacan códices miniados, manuscritos góticos, más de 200 incunables, crónicas y otras joyas bibliográficas.

Las nuevas generaciones

En 1972, tras la muerte de su suegro Miguel Mateu, Arturo Suqué tomó las riendas de Perelada. Durante décadas lideró una profunda transformación basándose en la obsesión por la calidad y con el único objetivo: hacer de Perelada una de las bodegas más prestigiosas del país.

Por su parte, Javier Suqué Mateu ha centrado su labor al frente de la bodega en una apuesta por los vinos de calidad, plantando y adquiriendo viñedos y formando un equipo de enólogos de gran prestigio. Cabe destacar además la importante labor realizada en el campo de la investigación, a través de la cual Perelada intenta aprovechar al máximo el enorme potencial vitivinícola del Empordá.

Categorias:

Espumante



Etiquetas:

VinoHistoriaViñedosVitivinícolaPerelada